martes, 3 de julio de 2012

El jubileo en honor a San Juan de Ávila convertirá a Montilla en centro mundial de peregrinación


Un momento de la recepción a monseñor Cañizares
Montilla volverá a tener un año jubilar, en esta ocasión con motivo de la declaración como Doctor Universal de la Iglesia de San Juan de Ávila, lo que consolida a esta ciudad de la Campiña Sur como centro mundial de peregrinación, según puso de manifiesto el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en la recepción que el Ayuntamiento montillano dispensó el cardenal prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramento, Antonio Cañizares. La recepción fue previa a la eucaristía que monseñor Cañizares celebró en la iglesia de la Encarnación como acción de gracias por el decreto de Benedicto XVI que ha convertido a ese templo en basílica menor.
El jubileo comenzará tras el nombramiento de San Juan de Ávila, el próximo 7 de octubre, por parte del Papa como Doctor de la Iglesia Universal y es el segundo del que goza el municipio montillano en los últimos años, tras el celebrado en honor a San Francisco Solano, cuya figura estuvo también presente en las intervenciones del cardenal Cañizares. Así, dijo que "es un gran tesoro" para la ciudad contar con los restos del santo en un santuario en pleno centro, a la vez que defendió su legado. Antes de la recepción en el Ayuntamiento, los dos prelados visitaron la iglesia de la Encarnación e hicieron una parada en la Casa del Santo, además de recorrer la Casa de las Aguas, donde conocieron algunos ejemplares de la obra de San Juan de Ávila.
Además, en la recepción con la Corporación municipal tomaron parte el alcalde de Almodóvar del Campo, José Lozano, ciudad donde nació el futuro Doctor Universal de la Iglesia, y el vicepresidente de la Diputación, Salvador Fuentes. El alcalde, Federico Cabello de Alba, destacó también la incidencia en la localidad de San Juan de Ávila, “donde escribió la parte más importante de su obra como una de las mentes más claras del siglo XVI; él se sintió muy montillano, hasta el punto de pedir que sus restos reposasen en esta ciudad”, insistió. Federico Cabello de Alba aprovechó la visita de Antonio Cañizares para pedirle que trasladara a “Su Santidad el cariño y la devoción que sienten todos los montillanos por San Juan de Ávila, y todo nuestro agradecimiento”.
El obispo de Córdoba quiso dejar claro la importancia de que la iglesia de la Encarnación haya obtenido el rango de basílica menor, una declaración con la que "ha honrado el Papa a Montilla de una manera especial", dijo, a la vez que incidió en que en toda la Diócesis de Córdoba sólo hay dos edificios religiosos con esa catalogación de basílica, uno en la capital (San Pedro) y la dedicada a San Juan de Ávila en Montilla. Demetrio Fernández aseguró que "este templo estará especialmente vinculado al Papa Benedicto XVI y a sus sucesores".
Para que un templo pueda alcanzar el título de basílica se deben cumplir varios requisitos. Por un lado, debe ser un espacio "de regio esplendor, con arquitectura destacada, así como un foco espiritual de una comunidad que es santuario para la multitud de devotos que acuden a él, porque bajo sus bóvedas posea un tesoro espiritual y sagrado", señalaron desde la Diócesis cordobesa.
La proclamación de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia y la conversión en basílica de su santuario también supone un impulso al sector turístico de la ciudad de Montilla, que se beneficia así de la llegada de peregrinos, tal y como en reiteradas ocasiones ha destacado el propio alcalde. De hecho, el Ayuntamiento montillano y el Obispado de Córdoba han firmado acuerdos de colaboración no sólo para colaborar en la difusión de obra, la figura y la persona de San Juan de Ávila, sino también para poner a disposición de los peregrinos que se acerquen a Montilla y a la comarca otras ofertas que complementen la de turismo religioso que componen los lugares en los que se desarrolló la vida del santo, como es la Ruta Avilista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario