lunes, 7 de octubre de 2013

Crónicas de un Domingo de Caridad.

Montilla, 29 de Septiembre, María Santísima de la Caridad salía a las calles montillanas por su XXV Aniversario de Bendición. Chispeaba a la salida por las nubes. Con forme entraba la tarde se iba despejando más y toda Montilla salío a las calles a admirar a su Bendita Virgen de la Caridad en sus Tristezas, como digo yo, la Reina Franciscana. Eran las 21:45 aproximadamente cuando ya la Virgen estaba de vuelta hacia su sede canónica, y una ligera lluvia caía sobre el suelo montillano. Cada vez la lluvia era más abundante. Llegó María Santísima de la Caridad a la calle San Francisco Solano a los sones de la Salve Marinera interpretada por la Banda de Música San Salvador de las Cabezas de San Juan, dejó de llover. Las lágrimas de los fieles devotos a la Bendita Imagen caía sobre sus caras. La Virgen dió un giro fabuloso para el Pueblo de Montilla a los sones de La Madrugá. Se entró, la Reina Franciscana ya duerme con su Bendito Hijo de la Humildad y Paciencia.
          
                                                 A Ti te rezo, mi Señora, a Ti te canto
                                                 y a ti te lloro a Tus pies. En Tus manos
                                                 me poso. Tu eres la Reina Montillana
                                                 y, por supuesto, la Reina Franciscana.

                                                                                 Álvaro Carrasco ©

                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario